Hidratación, nutrición o reconstrucción: descubre qué necesita tu cabello

Conociendo qué necesita tu cabello, puedes comprar los productos indicados y ponerte manos a la obra. De acuerdo a cómo luce, este podría necesitar hidratación, nutrición o reconstrucción. Te enseñamos como identificar el tratamiento que tu cabello necesita

Cuidado del cabello

Dependiendo de cómo luzca tu cabello, este podría necesitar hidratación, nutrición o reconstrucción. Crédito: Hazal Ak | Shutterstock

Muchas veces queremos aplicar miles de productos en nuestro cabello, pero no nos detenemos a pensar en qué es lo que realmente necesita. Nuestro cabello puede tener diferentes necesidades y quizá estemos aplicando productos que no sean los indicados, por ello, no vemos resultados. Tu pelo puede necesitar hidratación, nutrición o reconstrucción dependiendo de ciertos factores. Te enseñamos cómo decubrirlos.

En ocasiones, no sabemos cómo identificar las necesidades reales de nuestras fibras capilares y nos dejamos llevar en lo que diga la etiqueta de un producto, sin pensar en los procesos internos que realmente te ayudarán a fortalecer y nutrir tu cabello.

¿Cómo se qué necesita mi cabello?

1.- Hidratación:

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Un error que suele suceder entre las chicas, es no saber la diferencia entre un cabello dañado y uno deshidratado. Como su nombre lo indica la hidratación, se trata de reponer el agua del cabello, siendo el tratamiento más suave y externo que podemos proporcionarle. Cuando a tu pelo le hace falta hidratación, lo notarás porque se ve reseco, sin brillo y se enreda con facilidad.

Los componentes que te ayudarán con esta necesidad son las vitaminas, D-Panthenol, manteca de oliva e incluso el aloe vera, como un tratamiento natural. Puedes utilizar mascarillas que incluyan estos componentes una o dos veces a la semana.

La mascarilla hidratante de Garnier Fructis de Aloe Vera (9,96$), tiene un 98% de ingredientes de origen natural y resulta ser un 3 en 1, puedes utilizarlo como acondicionador, una mascarilla intensiva y un eficaz tratamiento.

Garnier
Fructis hair food aloe vera de Garnier. Crédito: Amazon

2.- Nutrición:

La nutrición busca reponer los nutrientes grasos o lípidos del cabello, siendo los aceites naturales la principal forma de tratar esta necesidad. Un cabello que necesita nutrición, puede verse con mucho frizz, puntas abiertas y porosidad alta. Un tratamiento de nutrición, de seguro le ayudará a tu cabello a verse brillante y flexible.

Los productos mayormente indicados para esos casos son aceites como el aceite de argán, de coco, de oliva y las mantecas. Procura utilizarlos de medios a puntas, pues aplicar aceite directamente en tu cuero cabelludo puede hacer que luzca pesado y grasoso. Utiliza estos aceites 30 minutos antes de lavar tu cabello como lo haces normalmente.

El aceite de argán de US Organic (18,99$), es 100% puro y natural, rico en ácidos grasos esenciales, vitamina E y antioxidantes, que beneficiarán tus puntas abiertas.

Us Organic
Moroccan Argan Oil de Us Organic. Crédito: Amazon

3.- Reconstrucción:

La herramienta ideal para cabellos dañados por tratamientos químicos o tintes, es este paso. La reconstrucción es el tratamiento más profundo que podemos darle a nuestro cabello, diseñado para reestructurar las hebras capilares desde el interior para proporcionarles resistencia, a través de las proteínas que se encuentren en estos productos. Los cabellos que necesitan reconstrucción suelen verse quebradizos y frágiles.

Los productos destinados a cubrir esta necesidad suelen estar conformados por keratina, colágeno, creatina o cisteína, pero los tratamientos que van de la mano con este paso deben ser de uso profesional, pues el exceso de proteínas podría causar el efecto contrario.

La linea de cuidado de cabello Schwarkzkopf, tiene una mascarilla intensiva llamada Gliss Mask Ultimate Repair (7,99$), que asegura reparar tu cabello desde el interior. Indicado para cabellos muy dañados.

Schwarzkopf
Gliss mask ultimate repair de Schwarzkopf. Crédito: Amazon

Cronograma capilar

Quizá estes leyendo esto y pienses que tu cabello presenta mucha de las características anteriormente mencionadas, por lo que, puede necesitar más de un proceso. Para ello, puedes crear tu propio cronograma capilar en el que organizas que días de la semana lavas tu cabello y cómo puedes distribuir los productos en ellos. Por ejemplo, en caso de querer darle prioridad a la hidratación podrías hacerlo así: Lunes: Hidratación, Jueves: Nutrición, Domingo: Hidratación, la siguiente semana, Miércoles: Reconstrucción, Sábado: Hidratación.

Si aun no reconoces a qué debes darle prioridad, puedes hacer una prueba de porosidad: Toma una pequeña hebra de tu cabello y sumérgela en un envase transparente con agua. Observa en qué lugar se queda la hebra.

  • En el fondo: Si la hebra se hunde hasta el fondo del envase, significa que tu cabello es altamente poroso y necesitarás darle prioridad a la reconstrucción.
  • En el medio: Si se mantiene en el medio del envase, tu cabello posee una porosidad normal así que puedes utilizar productos de nutrición.
  • En la superficie: Si tu cabello se mantiene en la superficie del agua, significa que tiene baja porosidad y deberás incluir en tu rutina de cuidado del cabello productos de hidratación.

Cuida tu cabello y cubre las necesidades que realmente tiene, seguro notarás grandes resultados.

Otros temas que pueden interesarte:

En esta nota

hidratación pelo dañado

Más sobre este tema