Uñas dañadas: cómo curarlas y reparar el daño, según expertos

Si tus uñas están maltratadas y han sufrido daños por el uso de productos o aplicaciones de gel, mira cómo puedes repararlas siguiendo los consejos de expertos y dermatólogos

como reparar las uñas dañadas

Dermatólogos y manicuristas indican cómo reparar las uñas dañadas.  Crédito: Chelson Tamares | Unsplash

A pesar de ser muy común tener uñas secas, quebradizas o dañadas por el gel, las reglas del cuidado adecuado de las uñas no son tan conocidas ni discutidas como otras áreas de tu rutina de belleza. 

“Las uñas dañadas son análogas al cabello sobreprocesado”, dice Dana Stern, dermatóloga certificada por la junta que se especializa en la salud de las uñas. “A menudo es necesario evitar el producto que provoca daños durante un período de tiempo y utilizar productos reparadores eficaces que están formulados con ingredientes buenos para las uñas”.

En otras palabras, querrás tomarte un descanso de lo que sea que haya causado el daño en el lecho ungueal y recargarte de ingredientes nutritivos para ayudarlos a sanar.

Jin Soon, famoso artista de uñas y fundador de JINsoon Nail Lacquer, agrega que las uñas se secan al igual que el cabello y la piel, por lo que la hidratación es tan importante. “Al igual que el cabello, las uñas se vuelven quebradizas y son más susceptibles a romperse y dañarse cuando se secan”, le dice a Bustle. “Es importante utilizar tratamientos y aceites para cutículas para nutrir el lecho ungueal”.

Si quieres reparar tus uñas, sigue leyendo para conocer los consejos de los profesionales.

Quita el esmalte correctamente

Si bien puede resultar tentador, existe una regla universal para el cuidado de las uñas: no peles el esmalte. “Una de las principales causas de daño a las uñas es la extracción y el cuidado posteriores inadecuados”, explica Soon.

“Si constantemente recibe servicios de gel, acrílico o inmersión, debes asegurarte de que el salón los elimine con cuidado para mantener la integridad de tus uñas”. Esto significa esperar siempre hasta llegar al salón, ya que quitártelo puede debilitar gravemente tus uñas.

“La gente se impacienta y terminan quitándose el producto, [y] eso es lo que daña la uña”, concuerda Deborah Lippmann, manicurista famosa, y agrega que dejar las uñas puestas durante demasiado tiempo también puede dañarlas.

“Si usas uñas artificiales que no se cuidan en el período de tiempo adecuado, puede salir agua entre el realce de la uña y la uña termina con moho”, dice ella. “Si no se trata, puede empeorar”. Por lo tanto, asegúrate de preguntarle a tu manicurista cuándo debes regresar para la extracción y cumplir con el cronograma.

Usa siempre guantes y protección para las uñas

Si experimenta sequedad o daño excesivo en las uñas, considera la fuente. “Algunos comportamientos cotidianos comunes pueden dañar las uñas naturales, [como] no usar guantes al lavar los platos o hacer las tareas del hogar con productos de limpieza agresivos”, dice Silva Nahabedian, directora de educación de Dazzle Dry. Esto se debe tanto a los posibles productos químicos de los detergentes como del agua, ya que el agua puede, irónicamente, provocar sequedad en la piel y las cutículas.

Lippman también sugiere guantes o protección alternativa para las uñas para otras tareas. “Evita usar las puntas de las uñas como herramientas”, aconseja, y agrega que siempre debes usar guantes al completar una tarea que requiera dedos. Su secreto es usar aceite para cutículas en las uñas antes de ponerse los guantes. “Este pequeño consejo te ayudará a mantener tus uñas flexibles y bien hidratadas”, dice ella.

En Target puedes comprar aceite para cutículas y otros productos para mimar tus uñas.

Sé cuidadosa con las manicuras

Si bien las uñas son susceptibles a daños químicos e incluso por agua, son igualmente vulnerables a lesiones mecánicas por manicura muy dura. “Algunos ejemplos de manicura excesivamente agresiva a menudo ocurren con la eliminación de la cutícula, empujar la cutícula hacia atrás, limar eléctricamente la placa de la uña, limpiar debajo de la uña con una barra de naranja, que puede provocar la separación, también conocida como onicólisis, y pulir la superficie de la uña con algo que es demasiado abrasivo para una uña natural”, dice Stern.

Nahabedian alienta a encontrar técnicos de uñas acreditados cuando te hagas la manicura. “Asegúrate de encontrar una manicurista que esté bien capacitada e invierta en educación continua”, dice, y señala que el mantenimiento inadecuado de la cutícula puede dañar la uña natural. Para evitar esto, pida que le “arreglen suavemente” las cutículas, en lugar de empujarlas agresivamente hacia atrás. Esto ayudará a prevenir daños en la placa de la uña natural, dice Nahabedian.

Tómate pausas entre cada esmalte de uñas

“La mejor manera de reparar las uñas dañadas, sin importar la causa, es dejarlas descansar del esmalte de uñas”, dice Soon. “Aunque se necesita un descanso más largo para los geles y acrílicos, tus uñas aún necesitan un descanso incluso del esmalte de uñas normal”. Durante tu descanso de esmalte de uñas, asegúratee de mantener tus cutículas humectadas. “Eso promoverá la curación de la uña”, dice Soon.

Cuando busque productos humectantes, Stern sugiere buscar aceites o fórmulas a base de ungüentos, ya que las uñas y las cutículas los absorben más fácilmente. “Se ha demostrado que los aceites ricos en fosfolípidos, a saber, el aceite de girasol, aumentan la flexibilidad de las uñas y combaten la fragilidad”, explica.

En esta nota

cuidado de las uñas

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema