Luna llena: el ritual paso a paso para hidratar la piel de tu rostro

La luna llena es una oportunidad de liberar toxinas, y la mejor forma de hacerlo es mediante un ritual de exfoliación. En esta guía verás cómo limpiar e hidratar tu piel durante la próxima luna llena

ritual de luna llena para piel

La luna llena es la fase perfecta para cuidar tu piel.  Crédito: Freepik

La próxima luna llena es el lunes 20 de septiembre. Se le conoce como Luna de la Cosecha, que representa una época en la que los nativos americanos solían cosechar, según el Old Farmer’s Almanac.

En términos astrológicos, la luna llena se considera una culminación, un clímax. La gente a menudo confunde la luna llena como un momento para manifestarse, mientras que esa práctica es más apropiada durante la luna nueva.

“La luna se trata de nuestra comodidad, seguridad y descanso”, dice Stephanie Powell, astróloga con sede en California.

Ritual de luna llena para hidratar la piel

Dado que la luna llena tiene mucha vitalidad y poder, lo que se necesita no es atraer más cosas, sino liberar. Traducido al cuidado de la piel, eso significa que la luna llena es el momento de exfoliar. Es hora de liberar toxinas, malos hábitos y dejar ir las cosas que ya no te sirven. Esto es cierto desde la luna llena y durante toda la luna menguante.

Es cierto que el énfasis de este ritual de luna llena está en la exfoliación y desintoxicación, pero también hay otro factor importante en el cuidado de la piel de luna llena: la hidratación. Durante la luna nueva y la luna llena, y especialmente la luna llena, la piel es muy receptiva a la hidratación.

Más allá de la hidratación tópica que puedas obtener con productos para la piel, la hidratación interna también es esencial durante la luna llena. Asegúrate de beber mucha agua natural a lo largo del día, especialmente si tienes la intención de realizar el siguiente ritual de exfoliación.

Ritual para tu piel en la luna llena

  1. Limpia tu cara con el limpiador de tu elección. Para la luna llena nos gusta un aceite limpiador nutritivo, un gel limpiador o un limpiador lechoso.
  2. Rocía la piel con tónico facial de tu elección.
  3. En un tazón pequeño (o en la palma de la mano) mezcla partes iguales de tu mascarilla exfoliante de arcilla y tu tónico facial (media cucharadita suele ser suficiente, pero si no, agrega un poco más) hasta obtener una consistencia cremosa. Aplique la mascarilla en tu rostro y cuello con un cepillo o con los dedos.
  4. Hay dos opciones para la eliminación. Puedes dejar que la mascarilla se seque naturalmente y luego enjuagar con agua tibia, o puedes mantener tu tónico cerca y rociar cada dos minutos aproximadamente para mantener la mascarilla hidratada. Este truco para extender la mascarilla crea una máscara más intensa. La arcilla solo está activa mientras está húmeda, por lo que mantener la máscara húmeda durante períodos de tiempo más largos aumenta las cualidades de desintoxicación y mineralización. Puedes seguir rehidratando tu mascarilla hasta treinta minutos antes de enjuagarla.
  5. Enjuaga bien con agua tibia, asegurándote de eliminar todos los restos de arcilla. Está bien si tienes la piel enrojecida. En realidad, esto es una indicación de la actividad de la arcilla y el enrojecimiento disminuirá durante el resto de la noche.
  6. Es hora de hidratarse. Rocía nuevamente el tónico facial. Continúa con tu serum favorito, masajeando lentamente la piel.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema