Cuántas veces a la semana debes bañarte para no arruinar la piel

Bañarse todos los días es un hábito muy común, pero puede no ser tan saludable, según dermatólogos certificados y la Escuela de Medicina de Harvard. Mira cuántas veces a la semana deberías tomar una ducha de acuerdo a los expertos

cuantas veces a la semana bañarse

Bañarte con mucha frecuencia puede no ser saludable.  Crédito: Greta Hoffman | Pexels

El baño regular es obviamente un hábito saludable. Sin embargo, muchas personas piensan que una ducha adicional al día puede parecer algo más bueno. Después de todo, las duchas limpian tu cuerpo. Y más limpio es mejor, ¿verdad?

Bueno, no necesariamente. Entonces, ¿con qué frecuencia debes bañarte? Los expertos en dermatología responden.

¿Qué sucede cuando te bañas con demasiada frecuencia?

La piel normal tiene una capa protectora de aceite y un equilibrio de bacterias “buenas” que ayudan a proteger tu piel de la sequedad y los gérmenes. Si la lavas con demasiada frecuencia, especialmente con jabones fuertes y frotando mucho, puedes quitar esta capa, lo que provocará una piel seca, irritada y con picazón. Esto puede causar grietas en la piel que permiten que los gérmenes y alérgenos pasen y provoquen infecciones de la piel o reacciones alérgicas.

“El lavado excesivo quita los aceites naturales de la superficie de la piel, lo que resulta en una barrera cutánea indefensa a los elementos”, explica la dermatóloga certificada Purvisha Patel, cirujana estética, fundadora de Visha Skincare y fundadora y propietaria de Advanced Dermatology and Skin Cancer Associates.

La dermatóloga Mona Gohara coincide: “Sabrás si te estás lavando demasiado porque la piel enviará señales al cerebro para avisarte. Irritación, inflamación, descamación, sequedad y picazón pueden ser signos de lavado excesivo. También es importante tener en cuenta que, independientemente de la frecuencia con la que te laves, si usas los limpiadores incorrectos, podrías alterar el microbioma normal de la piel y provocar una posible inflamación”.

¿Qué sucede cuando no te duchas lo suficiente?

El olor es el principal problema. Pero también pueden surgir algunos problemas de salud y de la piel. La acumulación de aceites puede provocar la acumulación de bacterias que causan el acné. La suciedad y la piel muerta pueden agravar el problema al obstruir los poros. En pocas palabras: Bañarse muy poco podría significar más granos. La acumulación de aceites también puede causar otros problemas de la piel: descamación de la piel del cuero cabelludo (caspa) y brotes de afecciones cutáneas existentes como el eccema.

“Si dejas demasiados irritantes en la piel y no los lavas, la barrera cutánea y la epidermis pueden verse comprometidas”, dice Gohara.

“La falta de lavado da como resultado la acumulación de suciedad, sudor y microbios en la piel. También puede inhibir el desprendimiento de la piel, como lo hace la capa superior de células a diario. Esto puede provocar picazón e irritación, lo que también aumenta el riesgo de infección”, dice Patel.

¿Qué partes del cuerpo debes lavar todos los días?

“Es importante concentrarse en las áreas en las que tenemos glándulas sudoríparas ecrinas, como las axilas y la ingle. Allí, el sudor interactúa con las bacterias de la piel para crear olor corporal”, explica Purvisha Patel.

La Dra. Mona Gohara añade: Las axilas, la ingle, las nalgas y los pies contienen muchas bacterias y son las que más necesitan atención diaria para evitar que se inflamen.

¿Con qué frecuencia debes ducharte?

En el blog de la Escuela de Medicina de Harvard, se explica que si bien no existe una frecuencia ideal, se sugiere que para la mayoría de las personas sedentarias es suficiente ducharse de tres a cinco veces por semana (a menos que estés sucio, sudoroso o tengas otras razones para ducharte con más frecuencia).

“Una persona sedentaria puede darse una ducha una, dos o tres veces por semana, especialmente en invierno. Varía según el tipo de piel y lo que estás haciendo”, dice Stephen Shumack, presidente del Australasian College of Dermatologists.

“Limpiar demasiado tu cuerpo probablemente no sea un problema de salud apremiante. Sí, podrías resecar tu piel más de lo que estaría si te duchas con menos frecuencia. Esta no es una amenaza para la salud pública. Sin embargo, las duchas diarias no mejoran tu salud, pueden causar problemas en la piel u otros problemas de salud y, lo que es más importante, desperdician mucha agua. Además, los aceites, perfumes y otros aditivos en champús, acondicionadores y jabones pueden causar problemas propios, como reacciones alérgicas (sin mencionar su costo)”, puede leerse en el blog de la Escuela de Medicina de Harvard.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema