Britney Spears dijo en la Corte “Quiero que me devuelvan mi vida”: las revelaciones más desgarradoras en torno a su tutela

Britney Spears ha vivido bajo la tutela de su padre desde 2008, quien la ha obligado a trabajar y ha tomado decisiones muy personales en la vida de la cantante, como ponerle un dispositivo intrauterino

britney spears declaraciones sobre su tutela

Britney Spears no es dueña de sus finanzas desde 2008. | Crédito: Getty Images

Britney Spears finalmente habló sobre su tutela. El miércoles, la cantante de 39 años compareció virtualmente ante un tribunal de Los Ángeles para solicitar que se terminara su tutela de años. Antes de que Britney se dirigiera a la corte, su abogado Samuel Ingham III declaró que la audiencia se fijó a petición de Britney.

Britney compareció a través de una videoconferencia en una nueva audiencia relacionada con la tutela legal a la que vive sometida desde hace más de una década y a la que ahora quiere poner punto final “sin ser evaluada” antes por un panel de especialistas.

“Han pasado muchas cosas desde hace dos años, la última vez que estuve en la corte “, comenzó Britney.” No creo que me hayan escuchado en ningún nivel cuando vine a la corte la última vez “. Britney entonces detalló cómo se vio obligada a salir de gira en 2018 y cambiar su medicación.

“No solo mi familia no hizo nada, mi papá estaba de acuerdo”, dijo Britney, refiriéndose a su padre, Jamie Spears, quien esencialmente ha tenido el control legal total de la vida de la cantante desde 2008. “He mentido y le he dicho a todo el mundo que estoy bien y estoy feliz. Si dijera eso lo suficiente, tal vez sería feliz. . . Estoy en shock. Estoy traumatizada. . . Estoy tan enojada que es una locura”.

La cantante también señaló que inicialmente no sabía que podía solicitar el fin de la tutela y que le dijeron que tendría que ser evaluada nuevamente para que eso sucediera. “Tengo miedo de la gente. No confío en la gente por lo que he pasado”, dijo. “No está bien obligarme a hacer algo que no quiero hacer… Realmente creo que esta tutela es abusiva. No siento que pueda vivir una vida plena”.

La cantante ha explicado ante el juez que está obligada a acudir a terapia y visitar a un psiquiatra al menos tres veces por semana, pero lamentablemente las citas siempre tienen lugar en lugares muy públicos donde acechan los paparazzi. Aunque ella está más que dispuesta a continuar recibiendo ayuda profesional, quiere que sea en la intimidad de su hogar y que se le busque además a otro terapeuta porque está convencida de que los especialistas que la tratan en la actualidad no piensan únicamente en su bienestar.

“Tres días después de que me negara a continuar con mi residencia en Las Vegas, mi terapeuta me sentó en una habitación y me dijo que había recibido un millón de llamadas diciendo que yo no estaba cooperando en los ensayos y que no había estado tomando mi medicación. Todo esto era falso. Inmediatamente, al día siguiente, me recetó litio. De pronto, me cambió la medicación que había estado tomando durante cinco años”, ha afirmado Britney. “

Britney también reveló que sus tutores legales controlan decisiones muy personales de su vida privada, como la posibilidad de casarse o tener otro hijo con su actual pareja Sam Asghari, y que le han obligado a utilizar un dispositivo intrauterino para que no se pueda quedar embarazada.

"Este supuesto 'equipo' no me deja ir al médico para quitármelo porque no quieren que tenga más hijos. Estoy cansada de sentirme sola. Merezco los mismos derechos que cualquiera para tener un hijo, una familia y todas esas cosas".

La princesa del pop ha reconocido que nunca esperó que la opinión pública se pusiera de su parte como lo ha hecho a través del movimiento #FreeBritney porque considera que, en la última ocasión en que rompió su silencio en los juzgados hace dos años, nadie le hizo caso. Ahora ha afirmado que tanto su padre Jamie Spears como cualquier otra persona que haya estado involucrada en su tutela legal o que haya ejercido labores de representación en su nombre en los últimos años deberían estar en prisión por haberle arrebatado el control sobre su propio cuerpo.

“Llevo trabajando toda mi vida. Me merezco un descanso de dos o tres años para dedicarme a hacer… bueno, lo que apetezca”, ha señalado acerca de los “castigos” que recibió tras anunciar que no seguiría actuando en directo.

La artista ha insistido en que Jamie solo muestra interés por ella si accede a cumplir todas sus órdenes, amenazándola con recurrir a la justicia si se niega a trabajar: “Entonces tendría que ir a los tribunales y resultaría más embarazoso para mí si el juez hiciera público el alcance de las pruebas que tiene, así que tengo que acabar haciendo lo que me dicen”, ha señalado sobre las técnicas de chantaje que su progenitor utilizaría contra ella.

En un sorprendente giro de los acontecimientos, Britney dijo que no descarta emprender acciones legales contra su familia después de que se haya lucrado a su costa durante los últimos treces años, lo que en su opinión explica por qué se oponen radicalmente a que se le devuelva el control sobre sus finanzas.

“Honestamente, me gustaría demandar a mi familia, para ser totalmente sincera. También me gustaría poder compartir mi historia con el mundo, y lo que me hicieron, en lugar de que sea un secreto a voces que les beneficia a todos ellos”, ha alegado la estrella de la música, que espera volver a conceder entrevistas algún día -ahora mismo se le prohíbe hablar con la prensa- para exponer las injusticias que ha sufrido.

*Con información de Bang Showbiz

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema