Ritual de luna nueva: cómo relajarte y manifestar nuevos comienzos

Las lunas nuevas presentan una maravillosa oportunidad para la reflexión, así como para manifestar intenciones. Mira cómo hacer un ritual para establecer nuevas metas

ritual luna nueva

La luna nueva es una buena oportunidad para nuevos comienzos.  Crédito: Rene Moura | Pexels

La Luna Nueva de este mes es el 4 de noviembre y también es una Superluna, lo que significa que estarà más cerca de la Tierra que una Luna Nueva normal, por lo que ejercerà más poder e influencia.

En Escorpio, el enfoque lunar está en todas las cosas secretas, ocultas, sexys, oscuras, poderosas o relacionadas con el dinero.

El gran tema de la Luna Nueva de este mes se trata de abrazar tu lado oscuro u oculto, enfrentar las partes de ti que prefieres mantener en secreto y evolucionar al siguiente nivel.

Ritual de luna nueva

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

En el día de Luna Nueva, programa 30 a 45 minutos para dedicar a esta práctica. Es preferible que hagas tus rituales lunares por la noche para capturar completamente la energía de la luna. Si hace buen tiempo, hazlos al aire libre.

Primero, encuentra un espacio tranquilo donde no te molesten. Reúne un cuaderno, un vaso pequeño de agua, una vela blanca y un bolígrafo.

Tómate un momento para aclarar por qué está haciendo esto. ¿Cuáles son sus intenciones para los próximos 29 días? Aquí no hay respuestas incorrectas; podría ser para ser más compasivo o perder peso. Sea lo que sea, asegúrate que se trate de ti. Ábrete al deseo de tu corazón y siéntelo en tu cuerpo.

Una vez que tengas clara tu intención, escríbela. Siga escribiéndolo hasta que te sientas llena de energía y emocionada. Sabrás cuándo es el momento correcto, lo sentirás en tu cuerpo.

Asegúrate de que incluya: A quién deseas dejar atrás o ya no es bienvenido en tu vida. O a quién o qué te gustaría traer o dar la bienvenida a tu vida.

Una vez que hayas establecido tu intención, es importante que despejes el espacio quemando un incienso o una hierba de limpieza (puede ser el palo santo o la salvia blanca). Asegúrate de que el espacio tenga una ventana o puerta abierta.

Una vez que hayas encendido hierbas sueltas (o plantas), sóplalas e invite al humo a envolver tu cuerpo comenzando por tus pies y terminando en tu cabeza.

Después, difumina el resto del espacio. Abre la ventana o la puerta y ventila la energía estancada fuera de la habitación.

Toma asiento mirando al norte. Coloca el vaso de agua y la vela frente a ti. Enciende la vela. Si usas cristales, ahora es un buen momento para incorporarlos.

Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Haz que tu inhalación tenga la misma duración que tu exhalación.

Recita tu intención. Observa cómo se siente en tu cuerpo. Imagina cómo se sentirá una vez que todo lo que pongas en el mundo vuelva a ti. Míralo como si ya hubiera sucedido y siente el resultado.

Continúa sentada en silencio, enfocándote en tu intención y la sensación que traerá. Después de unos minutos, abre suavemente los ojos.

Mantén tu intención cerca y mírala a diario para recordarte en qué estás trabajando. Si surgen cosas que no apoyan esa intención, reconócelas, debes saber que son herramientas de enseñanza y mantente enfocada. Alinearse con tu intención es la forma más fácil de atraer lo que deseas a tu vida y conectar esa energía con la energía de la luna es una gran forma de hacerlo.

Más sobre este tema