Cómo cuidar tus accesorios de piel y gamuza para que luzcan siempre como nuevos

Los accesorios de piel sin duda son una inversión y te pueden durar muchísimos años siempre y cuando los cuides desde el primer día, aquí te contamos cómo hacerlo.

Cómo cuidar tus accesorios de piel y gamuza

Existen algunos trucos súper sencillos para que tus accesorios de piel luzcan increíbles durante todo el año / Crédito: Unsplash

Los artículos y accesorios de piel son un clásico que no pasa de moda. Además de ser tan versátiles como queramos, nos pueden durar mucho mucho tiempo; siempre y cuando tratemos estos artículos de manera adecuada. 

Ya sea que tengas bolsas, zapatos, cinturones, carteras o alguna prenda de piel; es importante que desde el primer día establezcas un régimen de cuidado y limpieza básico, para evitar que la piel de tus accesorios se ponga fea y tengas que mandarlos a reparar con un profesional. 

Aquí te vamos a dar una guía súper práctica y sencilla para que te asegures de que todos tus accesorios de piel y gamuza luzcan como nuevos en cualquier momento del año. Verás que es súper sencillo y sin duda algo que vale la pena hacer. 

Protección

Bien dicen las abuelas: “Es mejor prevenir que lamentar”. Y en el caso de los accesorios de piel, esta frase no podría ser más cierta. El primer paso para cuidar de este material es cubrirlos con cera o spray protector a prueba de agua. Este paso nos ayuda a prevenir manchas de suciedad o agua. 

La diferencia entre la cera y el spray, es que el primero dura más tiempo, pero el segundo es mucho más fácil de aplicar. Personalmente yo uso spray en mis zapatos y botas, sobre todo en época de lluvia. 

KIWI® RAIN & STAIN PROTECTOR
Kiwi® Rain & Stain Protector / Crédito: Amazon

Si ves que la piel cambia ligeramente de color, no te espantes, es normal, en poco tiempo regresará a su color original; pero si no estás convencida, puedes hacer una pequeña prueba en una zona discreta.

Limpieza regular

Cada 2 semanas, haz una limpieza general de tus accesorios. Con una microfibra o una toalla de algodón ligeramente húmeda, limpia la superficie de los accesorios de piel; deja secar en la sombra, nunca en el sol porque los rayos UV pueden cuartear o dejar manchas en la piel. 

Para los accesorios de gamuza, puedes utilizar un cepillo de limpieza para gamuza, o un cepillo de dientes si no encuentras en tu tienda favorita. Vas a cepillar a lo largo y ancho; las manchas más difíciles las puedes eliminar con el “borrador” que viene en el kit completo. Esta rutina la aplico en mis botines de gamuza y de verdad hace una diferencia enorme. 

Kit de limpieza de gamuza y nubuck por Care Guys
Kit de limpieza de gamuza y nubuck por Care Guys / Crédito: Amazon

Es importante mencionar los productos que nunca debes usar para limpiar piel o gamuza: alcohol, vinagre, toallas de bebé. Todos los anteriores tienen sustancias que pueden manchar, marcar o lastimar la piel de tus accesorios. 

Condiciones extremas 

El peor enemigo de la piel es el agua en exceso y el sol, debido a la porosidad del material. Pero los imprevistos son cosa de todos los días y si la lluvia nos agarró en la calle, después de unos minutos nuestros accesorios de piel se van a ver afectados. ¿Entonces qué hacemos? 

Lo primero es dejar que se sequen a temperatura ambiente en un lugar con sombra, nunca bajo el sol. Puedes usar una toalla o microfibra y presionar sobre la piel para absorber la mayor cantidad de agua posible. 

Si la secadora de pelo te está haciendo ojitos, aléjate, porque el secado rápido puede cambiar la textura y flexibilidad de la piel. 

Cómo guardar los accesorios de piel

Cuando no los utilices, se recomienda colocarlos en un lugar fresco, seco y sin sol. Para conservar la forma de las bolsas, puedes colocar relleno de burbujas adentro y si tienes una bolsa de tela, ponerlas adentro para evitar que acumulen polvo; en el caso de los cinturones, colgarlos de la hebilla para que queden completamente estirados. 

Recuerda que la piel estira, por eso hay que evitar llenar las bolsas al extremo, sobre todo si estas tienen cierres o broches metálicos en la parte de enfrente. Además de que la bolsa puede perder su forma, al sobrecargarla y forzar los broches estos pueden terminar por romperse o dejar de funcionar y si tienes mi suerte, te va a pasar el momento menos adecuado (viajando en el metro, sí). 

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema