Cristales: cómo pueden beneficiar tu rutina de belleza

Los cristales han ganado mucha popularidad en los últimos dos años, y además de usarse en distintos rituales, también se pueden incorporar de diferentes maneras en las rutinas de belleza

cristales rutina belleza

Hay distintas formas de incorporar cristales a tu rutina de belleza.  Crédito: Sierra NiCole Narvaeth | Unsplash

Desde hace mucho tiempo, los cristales tienen fama de poseer increíbles poderes curativos y revitalizantes, y hoy en día, existen muchas formas de aprovechar esos beneficios en tu rutina de belleza.

Los cristales comúnmente se agregan a tónicos, humectantes y limpiadores, además de usarse en rituales energéticos que mejoran la belleza, como reiki, masajes y acupuntura.

En los primeros días de la pandemia de COVID-19, surgieron informes de que los cristales se habían vuelto más buscados que los diamantes (el valor estimado de la industria del cristal ha llegado a los 50,000 millones de dólares, según Bustle). Para muchas personas, los cristales son reconfortantes.

Muchas personas creen en sus propiedades curativas, protectoras y energizantes percibidas. Ahora, algunas marcas de belleza en el mercado están infundiendo amatista o turmalina en sus productos con la idea de que interactúan el campo energético de nuestro cuerpo.

Cómo se utilizan los cristales en el cuidado de la piel

Las marcas que incorporan cristales en sus productos promocionan sus beneficios físicos y espirituales. Los cristates están tan finamente molidos que hay poco riesgo de daño en la piel, dice la química cosmética con sede en Nueva Jersey Ginger King.

Aunque se llaman cristales, vienen en forma de extractos o polvos, por lo que no son diferentes a los ingredientes cosméticos tradicionales“, explica King. “[Además], debido al costo de estos materiales, la cantidad utilizada en los productos es [mínima] por lo que debería ser segura”.

Tanto la amatista como el cuarzo rosa se han convertido también en materiales de referencia para las herramientas de masaje facial. Las herramientas Gua sha a menudo se fabrican con cuarzo rosa y los rodillos faciales de amatista también están ganando popularidad.

Iya Elemi Gayle, fundadora de la tienda de bienestar espiritual holístico y esotérico Yeyeo Botanica en Newark, Nueva Jersey, afirma que las cualidades espirituales de “limpieza” de varios cristales pueden transformar una rutina de belleza básica en una experiencia meditativa.

“[En las prácticas espirituales,] los cristales pueden tener vibraciones frías, calientes, de conexión a tierra, clarificadoras, amorosas y cerebrales que podemos aprovechar y posiblemente sentir dependiendo de cómo se combinen”, explica.

cristales en rutinas de belleza
Los cristales también son usados en rituales lunares.  Crédito: Dan Farrell | Unsplash

¿Los cristales tienen algún beneficio para el cuidado de la piel?

Desde un punto de vista espiritual, Gayle cuestiona la eficacia de los cristales cuando se combinan con ingredientes o químicos no elementales en productos tópicos.

Javon Ford, un químico cosmético con sede en Los Ángeles, hace eco de sus pensamientos sobre una base científica, y no puede identificar el valor de los cristales como ingrediente para el cuidado de la piel más allá de la espiritualidad o la estética.

Ford dice que ha trabajado con fórmulas con infusión de malaquita que le dieron a los productos un “magnífico tono azul”, pero enfatiza que se necesita más evidencia científica para determinar hasta qué punto los cristales benefician la piel cuando se incorporan a ciertos productos.

La dermatóloga cosmética certificada por la junta de la ciudad de Nueva York, Michele Green, dice que si bien no hay estudios actuales que relacionen directamente los cristales con una piel más saludable, aún reconoce los posibles “beneficios rejuvenecedores” del cuidado de la piel con infusión de cristales.

“El cuarzo rosa puede ayudar a estimular la circulación en la piel, iluminando la tez y dejando la piel radiante”, dice, aunque es probable que puedas atribuir ese brillo al acto de exfoliar y masajear tu rostro (en lugar de solo la inclusión de los cristales).

A algunas personas le gusta agregar pizcas de cuarzo rosa a su aceite facial, elogiando sus supuestas capacidades curativas para preservar la piel.

“Podemos adaptar los cristales al cuidado de la piel de muchas maneras, agregándolos a los aceites y cremas como yo lo hago o usando piedras giratorias [cristales pequeños pulidos] debajo de nuestros ojos para ayudar a reducir la hinchazón”, dice Laila, quien tiene su propio negocio de cristales.

“Creo que la gente tiene que entender que los cristales no curan, pero pueden usarse como una herramienta en su viaje de curación o belleza. Trabajar con intenciones saludables y positivas es siempre el camino a seguir”.

cristales rutina belleza

Relacionado

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema