Paso a paso, cómo arreglarte las manos y pies tú misma y que te queden como si hubieras ido al salón de uñas

Haz una manicura y pedicura como los profesionales en la comodidad de tu casa, con resultados iguales a los del salón de uñas

Cómo arreglarte las manos y pies tú misma y que te queden como si hubieras ido al salón de uñas

Mira cómo cuidar tus uñas en casa. | Crédito: Pexels

Ya sea que no quieras salir de casa o desees ahorrar para no ir al salón o consentirte el fin de semana, es totalmente posible hacerte una manicura y pedicura en la comodidad de tu hogar que emule lo hecho en el salón de uñas.

Todo lo que necesitas es seguir los siguientes pasos.

Paso 1: Limpia las uñas con removedor de esmalte

Para obtener una gran manicura en casa, haz lo que los profesionales para preparar las uñas. Eso significa comenzar con un buen removedor de esmalte como el de Sally Hansen. Rápidamente quita todo el residuo y tiene nutrientes esenciales para ayudar a fortalecer las uñas y humedecer sus cutículas.

Paso 2: Corta y lima

Corta tus uñas si es necesario. Luego lima suavemente, moviéndote en una dirección para que tus puntas sean cuadradas, redondas o como prefieras. Puedes pulir ligeramente la parte superior y los lados de las uñas con un pulidor de uñas, no con la lima, para crear una superficie lisa. “Si no se pulen, los aceites naturales de las uñas pueden acumularse, dejando residuos que arruinan la manicura”, dice Rita Remark, global lead educator de Essie.

Paso 3: Prepara tus cutículas

Prepara las cutículas con un removedor de cutículas: asegúrate de que no sea un aceite o un bálsamo, para ayudar a disolver la piel muerta y suavizar el área. Contrariamente a la creencia popular, los aceites de cutícula y los removedores de cutícula no son lo mismo. Los aceites ayudan a hidratar, mientras que los removedores actúan como un tratamiento exfoliante. Usa un palo de cutículas y mueve hacia atrás para remover.

Paso 4: Exfolia tus manos

Exfolia las manos, las muñecas y los antebrazos para eliminar las células muertas de la piel y reponer la humedad. Lávate bien las manos después y déjalas secar.

Paso 5: Hidrata tus manos y cutículas

Hidrata ahora para evitar mancharte con esmalte de uñas después. Puedes usar un aceite para cutículas o tu crema hidratante de manos favorita.

Paso 6: Aplica base de esmalte

Aplica una capa base para hidratar y proteger las uñas, luego deja secar. Essie Weingarten, fundadora de Essie, recomienda esperar dos minutos completos entre cada capa, comenzando con la capa base.

Paso 7: Aplica tu primera capa de color

Ahora viene la parte divertida: aplica una capa de esmalte, asegúrate de pasar la brocha hasta la cutícula y en las esquinas de tu uñas. La cobertura máxima en la primera capa hace que la segunda capa necesite menos esmalte. “Muchos de nosotros sobrecargamos el cepillo y hacemos demasiadas pasadas”, dice Thea Green, fundadora de Nails Inc. Ella recomienda hacer tres movimientos con la brocha: una vez en el medio, una vez en cada lado.

Paso 8: Aplica la segunda capa de color

Después de esperar dos minutos, aplica la segunda capa de esmalte. Los tonos pastel pueden requerir una tercera capa para una cobertura completa.

Paso 9: Termina con top coat

El top coat protege tu manicura de astillarse y agrega brillo a las uñas, no saltes este paso, o acortará significativamente la vida útil de tus uñas que acabas de arreglar con mucho esfuerzo.

Paso 10: Limpia los bordes y deja que las uñas se sequen

Limpia cualquier error o residuo envolviendo un pedacito de algodón con removedor de esmalte de uñas alrededor del extremo de tu palo de cutículas y limpia con cuidado. Luego, deja que las uñas se sequen cinco minutos adicionales.

Mira el siguiente video que muestra un proceso completo para tener un manicure como el del salón de uñas.

Sigue los mismos pasos para realizar tu pedicura, solo que después de limpiar tus uñas con el removedor de esmalte (paso uno), debes remojar tus pies durante unos minutos.

“Si te estás dando una verdadera pedicura, y no solo un cambio de esmalte de uñas, remojar tus pies es imprescindible”, dice la manicurista Mazz Hanna, vía Allure. “La piel y las cutículas de nuestros pies son mucho más gruesas que la piel y las cutículas de nuestras manos”. Un baño de pies de cinco a 10 minutos suaviza la piel áspera, lo que facilita la eliminación de callosidades y la eliminación de las cutículas.

Después sigue todos los pasos mostrados para arreglar y pintar las uñas de tus pies.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema