4 Razones para llenar tu armario de vestidos largos esta primavera verano

Por comodidad, practicidad o ligereza llevar un vestido largo siempre será una buena idea y más en épocas de calor, ya que aunque en apariencia cubre todo el cuerpo o al menos gran parte de este, tu andar será más fluido, desenfadado y femenino. Si no tienes uno en el armario o tienes unos cuantos aquí te decimos porqué deberías recurrir a ellos más.

Vestidos largos son la mejor elección para días cálidos | Crédito Pexels

Vestidos largos son la mejor elección para días cálidos | Crédito Pexels

¿Harta de tener que pensar mucho cómo coordinar tus prendas bajas y superiores cada mañana, además de ingeniarte cómo evadir los bochornos de calor durante el día?, ¡Tenemos la solución! Usa un vestido largo, son prendas maravillosas porque te evitan tener que imaginar cómo ordenar las capas de ropa para salir a la calle, ya que sólo tienes que elegir calzado, bolso y si acaso deseas algún accesorio. De manera que si no sueles usar mucho esta clase de ropa porque prefieres los habituales jeans por su versatilidad, pero ya no los soportas por la intensidad de las altas temperaturas, es hora de que consideres optar por un vestido largo y vaporoso.

Si eres de las que piensa que los vestidos son para únicamente llevarlos durante ocasiones especiales, ¡te equivocas!, son piezas que además de evocar la feminidad son súper adaptables y existen miles de diseños favorecedores para cada silueta por lo que, siempre habrá uno para ti. Los vestidos largos en concreto tienen doble efecto sobre las personas, te dan la oportunidad de verte muy arreglada sin haberte esforzado mucho y aunque no lo creas estilizar y alargar tu figura, debido a que al ser una pieza que no secciona al cuerpo y en cambio lo envuelve da la impresión de ser más alta y delgada. ¡¿Maravilloso no?!

Favorece la circulación

1

Por sorprendente que parezca, está demostrado por la Universidad Nacional y Capodistriana de Atenas que el cuerpo al no estar sujeto a prendas que lo comprimen como ropa ajustada se ve más favorecido en su circulación, ya que el flujo de la sangre corre más libremente por las venas. Otro dato curioso de este estudio es que los vestidos en especial los largos y vaporosos son ideales para la piel porque la dermis puede transpirar abiertamente y se retienen menos malos olores. De manera que no sólo te verás bonita, sino que estarás saludable y airosa.

Efecto óptico estilizador

2

Cómo lo mencionamos arriba, llevar esta clase de indumentaria hace pensar al cerebro que la persona es más larga de lo que en realidad es y es que los vestidos completos o ‘maxi dress’ (por su nombre en inglés) cuando además son de un color liso o sólido logra que la persona se vea además alta de delgada, tal y como si esta fuera una columna. En ese sentido puedes jugar mucho con esta prenda al ponerte zapatos altos como plataformas o sandalias de tacón para darte mayor prominencia. En caso de que lo tuyo no sean el calzado con altura, puedes llevarlo con unas flats en punta para que la mira del otro recorra desde tus pies hasta tu cabeza. 

Frescura asegurada

3

Si uno de tus objetivos es no sudar todo el bendito día, felicidades, usar un vestido largo es una brillante idea. Eso sí todo dependerá de la calidad y origen de los textiles, ya que hay telas más porosas que otras, procura comprar vestidos que sean de  fibras naturales como seda, algodón, lino o gasa para que andes liviana y airosa a la vez.

Sofisticación inmediata

4

Algo que nos encanta de esta pieza maravillosa, es que rompe la rutina, cuando te pones un vestido y específicamente uno de gran longitud jamás pasarás inadvertida, llamarás la atención y recibiras miles de cumplidos, porque irónicamente aunque es una prenda común, desafortunadamente no es de uso cotidiano, entonces no sólo no sólo tendrás los beneficios ya mencionados sino que innovas tu imagen de una manera rápida y efectiva.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema