Novias con blazer y pantalones, la tendencia para bodas en la era del COVID-19

Desfilar y vestir de blanco por un amplio corredor es uno de los grandes sueños que muchas mujeres tenemos en nuestra vida, ¿Pero qué pasa cuando en el ajuar de novia no están incluidos vestido o velo sino saco y pantalón? Conoce la propuesta de algunas casas de moda en materia de novias 2021.

Dale vuelta a la tradición con un traje sastre de novia el día de tu boda | Crédito Pexels

Dale vuelta a la tradición con un traje sastre de novia el día de tu boda | Crédito Pexels

Se nos ha dicho hasta el cansancio que lo más importante de una boda es el vestido de la novia y después todo lo demás, ¿pero qué tal si la economía, el confort y la época influyen para cambiar los paradigmas de lo esperado en cuanto a etiqueta y vestimenta refiere al tema nupcial? De manera que las novias contemporáneas optan por sentirse más liberadas y crear sus propias reglas cuando de tradiciones se trata. Por ello líneas como Elie Saab o Rosa Clará han propuesto trajes sastres divinamente confeccionados para la mujer que lo quiere todo, pulcritud, sencillez y elegancia.

Aunque muchas personas no comulgan con la idea de llevar un blazer y pantalón para el día de su boda cuando se es mujer, las circunstancias globales, así como las pequeñas recepciones han hecho que el vestido hampón se repliegue y de paso a atuendo más casuales, pero no por ello menos bellos y llenos de significado.

Una de nuestras primeras heroínas en llevar un blazer fue ni más ni menos que el personaje ficticio de Carrie Bradshaw quien escogió como primera opción un blazer y falda de una tienda vintage para casarse a juego con unos radiantes tacones Manolo Blahnik. Posteriormente novias de carne y hueso alrededor del mundo fueron imitando a la escritora para liberarse de las costuras del viejo hábito y tomar los votos con su pareja enfundadas en trajes de sartoria perfecta.  

Inspiración retro

Si bien nunca hay nada nuevo bajo la moda, los trajes de novia de dos piezas aparecieron por primera vez durante la década de los 60 y 70, donde las jóvenes de la época buscaban a toda costa un guiño de emancipación, al desafiar a la sociedad portando saco, chaleco y pantalones en vez del acostumbrado traje nupcial, algunos ejemplos de ellos son Bianca Jagger quien lució ambas cosas piezas falda y pantalón introduciendo un nuevo estilo así como Loulou de la Falaise quien no dudó en llevar blazer y turbante el día de su matrimonio

Novias más conscientes

Desde hace algunos años para acá más mujeres nos hemos preocupado por sacarle provecho a nuestras prendas en el armario por más tiempo, por lo que tener un traje carísimo colgado del gancho no figura entre las primeras opciones. Recordemos que en muchos casos el presupuesto de la boda se divide en dos la mitad para la recepción y el resto para el vestid de novia; entonces más chicas buscan que su vestido o en este caso traje de novia, pueda ser usado en más de una ocasión y que sea multifuncional, es decir adaptable para llevarlo en otras ocasiones, pero con accesorios vistosos.

La comodidad ante todo

Desde que las mujeres dejamos atrás el corsé, todo tipo de cambios han sobrevenido a la indumentaria, por lo que el traje de novia no iba a ser la excepción; de modo que la evolución de los tiempos y las prioridades han hecho que las novias quieren lucir más descontracturadas, ágiles y relajadas.Donde no hay lugar para crinolinas, capas y capas de tela y metros de velo, Por ello un tocado sencillo un traje de una sola pieza o de dos parece más atractivo que el convencional vestido. Además esto representa un gran ahorro ya que al elegir atuendos tan poco dramáticos hay oportunidad de alternar vestuario y usar dos trajes durante la recepción tal y como lo hizo Ellen Degeneres y su esposa Portia de Rossi.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema