Por qué bañarse con agua fría es bueno para la piel

Bañarse con agua fría tiene beneficios físicos y mentales. No solo puede ayudarte a calmar el estrés, sino a tener una piel radiante. Mira otras ventajas de tomar una ducha fría

beneficios de las duchas frias

Bañarse con agua fría tiene beneficios mentales y físicos. Crédito: Shutterstock

Bañarse con agua fría puede ser incómodo, pero los beneficios de los baños fríos se deben al impacto que le estás dando a tu sistema, lo que puede hacerte sentir mejor de varias maneras.

Según Holly Schiff, psicóloga clínica en Jewish Family Services of Greenwich, tomar una ducha fría no solo ofrece beneficios para la salud física, sino también cognitiva y mentalmente. Esto se debe a que el agua fría en la piel crea una reacción en cadena en el cuerpo, que a su vez afecta la fisiología y el estado de ánimo.

Esencialmente, el agua fría hace que los vasos superficiales de la piel se abran, explica Schiff.

Las duchas frías también son una buena manera de estimular el nervio vago, que juega un papel importante en la ansiedad y el estrés. “A medida que su cuerpo se adapta al agua fría, tu sistema nervioso simpático disminuye y se ralentiza mientras que el sistema parasimpático aumenta y se hace cargo”, explica Schiff. Esto tiene un efecto calmante que podría hacer que valga la pena tomar una ducha fría.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Los beneficios de bañarse con agua fría

Las duchas frías también son una buena manera de aumentar tus niveles de energía, no solo porque el agua fría es un shock para el sistema, lo que definitivamente te hará sentir menos somnoliento por la mañana, sino porque estimula el flujo sanguíneo. El aumento del flujo sanguíneo significa que los nutrientes y el oxígeno pueden llegar a las células más rápido para crear más energía, explica a Bustle Alyssa DeSena, médica naturópata.

Es posible que también hayas escuchado que las duchas frías dan un “brillo saludable”. Y hay algo de verdad en eso: el agua fría contrae la apariencia de los poros, dice Steve Hruby, médico quiropráctico y fundador de Kaizen Progressive Health, y también reseca mucho menos que el baño caliente habitual, lo que puede ayudar a reducir la inflamación y el enrojecimiento de la piel. Después de todo, algunas personas recurren a los tratamientos faciales con agua helada (incluso Bella Hadid).

Además, en tu rutina habitual se recomienda usar agua fría a tibia para lavarte la cara. “El agua que está demasiado caliente puede despojar la piel de su humedad natural”, dice Jessica Houston, vicepresidenta de operaciones y esteticista principal de BeatyBeez, en Los Ángeles.

¿Con qué frecuencia debes tomar duchas frías?

Afortunadamente, no tienes que bañarte con agua fría todos los días para obtener estos beneficios. Todo lo que se necesitas es hacerlo dos o tres veces por semana. “Puedes convertirlo en parte de tu rutina o usarlo cuando te sientas angustiado, ansioso o abrumado como un truco para calmar tu cuerpo”, dice Schiff.

Tampoco tienes que durar mucho. “La ducha definitivamente puede ser rápida”, agrega. “Hasta cinco minutos es suficiente para ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad y depresión, así como para obtener una multitud de otros beneficios”.

También puedes agregar un chorro de agua fría al final de tu ducha habitual, y luego enjuagarte con agua tibia antes de secarte con una toalla.

Además, está completamente bien escuchar a tu cuerpo y evitar las duchas frías por completo. No es algo que tengas hacer, y definitivamente no es para todos. Debido a que una caída repentina de la temperatura contrae los vasos sanguíneos, los expertos dicen que cualquier persona con presión arterial alta o problemas cardíacos deben evitar bañarse con agua fría por completo. Como siempre, es mejor consultar con tu médico antes de probar algo nuevo.

En esta nota

cuidados para el cutis

Más sobre este tema